Volaris

2016-07-15

Mal servicio de Volaris.

El día 28 de febrero del 2016 me presente al aeropuerto de la ciudad de México a las 7 a.m. acompañando a mis suegros que salían a Tijuana a las 10:15 am por Volaris. Al llegar a documentar equipaje nos llevamos la sorpresa de que el vuelo se había suspendido, sin dar explicación alguna una persona con un uniforme gris con morado mando a mis suegros a una fila que ya se encontraba nutrida al lado de documentación. Allí nos enteramos que se había cancelado también un vuelo a Guadalajara y otro a Ciudad Juárez y a todos nos mandaron a la misma fila. Cuando me acerque a un modulo a la entrada de los mostradores de dicha compañía, un elemento de seguridad me comento que no me podía dar información y que siguiera la cola que en ese momento ya tenía más de 100 gentes. Esperamos pacientemente por madia hora sin que dicha formación se moviera, en ese momento por fin una encargada de la aerolínea paso por allí, misma que aborde preguntándole ¿el origen de la cancelación y su propuesta de solución? La contestación fue de que había mal clima en Tijuana y que esperara en la fila que seguía casi estática. 


Después de una hora cuando habíamos avanzado unas 10 personas vimos como una empleada de Volaris metió a una chica al principio de la so pretexto de que era un caso especial, cual va siendo la sorpresa que dicha persona tenía el mismo vuelo de mis suegros y su caso especial era ser conocida. Los padres de mi esposa (personas mayores de 65 años y 75 años) con la paciencia que da la edad sólo comentaron entre sí que eso no se hacía, pero decidieron no protestar. Ya cercanas las nueve de la mañana y aguantando un lento avanzar empezamos a ver como las empleadas de la aerolínea se acercaban sólo a un grupo de personas y a los demás ni una palabra, además notamos como sacaban personas formadas atrás de nosotros y las formaban enfrente, en ese momento a pesar de la paciencia de mi suegro decidí acercarme a la empleada que realizaba dicho acto y le cuestione porque no daba información a los demás y ¿ cuál era el motivo de brincar gente delante de mis suegros que iban a Tijuana. 
La repuesta fue que solo adelantaba a los de Guadalajara, 20 minutos más tarde ya platicando con dichos pasajeros nos enteramos que también eran de nuestro vuelo. Molesto me acerque al mostrador y pedí una explicación del proceder de los empleados y sólo atinaron a decir que no sabían lo ocurrido. (Aquí quiero aclarar que nunca pude preguntar más de una cosa, dado que las señoritas se volteaban y te dejaban con la palabra en la boca huyendo literalmente al problema)Finalmente a las 10:30 am. Llegamos al mostrador y la persona de allí nos dijo que únicamente había lugares en el vuelo de las 10 pm. 

En ese momento si intervine y le reclame por el hecho de haber pasado a más de 10 personas de la parte final de la cola y atenderlos antes de mis suegros que son personas mayores y el hacho de que lucieran paciencia no era pretexto para pasar sobre ellos, le pedí el nombre de su supervisor a lo que atino sólo a contestar que milagrosamente había dos lugares en el vuelo de las 6:50 pm. 
Finalmente decidimos aceptar y retirarnos con sus pases para las 6:50 pm. (Pensando ingenuamente que todo se soluciono) Al regresar a documentar sus maletas a las 3:20 de la tarde entregamos las maletas una vez ya pesadas documentaron la primera, pero cuando la segunda había pasado una empleada la tomo y dijo que dicha maleta era hechiza y que por lo tanto no la podía documentar, se le explico que mi señor suegro era tapicero y tornero, y que dicha maleta si bien era artesanal cumplía con el peso y las medidas reglamentarias, y, la única diferencia era, que se le podía desmontar la ruedas y la jaladera moviendo unos broches, también le comentamos y le mostramos con varias etiquetas de anteriores documentaciones que dicha maleta ya había sido documentada por otras aerolíneas en viajes pasados incluyendo la de Volaris, también se le hizo notar el peso de 19 kilos de la misma y la edad de los pasajeros. 

Pues todo lo anterior lo dijimos a la pared ya que hicieron que desmontáramos las ruedas y la jaladéra so pretexto de seguridad, para posteriormente decirnos que llevar dicho aditamento costaba $450 (en fin seguridad o dinero) Finalmente mi suegros abordaron dicho vuelo, gracias a su infinita paciencia. Sin que faltara que al hablar hoy a las 11:00pm. a Tijuana me dijeran allá la hermana de mi mujer que el vuelo está retrasado. 
En conclusión si lo de hoy no denota una inexistencia de un plan de contingencia de dicha aerolínea, la nula capacitación en relaciones humanas, el trato grosero descortés e inhumano de sus empleadas, además de una clara discriminación hacia la edad de mis suegros y a los productos artesanales, ¿qué lo va a denotar?Atte. Enrique Perez